Acompañar a morir: el duelo anticipado

Cuando hablamos de duelo anticipado nos referimos al proceso complejo que viven las personas cuando enfrentan la realidad de la muerte, propia o de un ser querido, antes de que ocurra el fallecimiento. Ocurre por vejez o enfermedad e inicia con un diagnóstico. Aunque no sustituye la elaboración del duelo posterior a la pérdida, si ofrece la posibilidad de resignificar la vida, el final de la misma y la muerte de ese ser querido, construyendo significados que permiten darle un sentido a una realidad dolorosa como lo es la muerte de un ser amado.

La experiencia es similar al proceso de duelo normal (te invitamos a ver el artículo sobre El Proceso de Duelo) en el que fluctuamos entre lo doloroso de la inminente muerte del ser querido y la conexión con la funcionalidad que nos permite resolver problemas, cuidar y acompañar y que viene acompañado con las mismas manifestaciones físicas, emocionales, cognitivas, conductuales, sociales y espirituales, pero con unos desafíos particulares:

  • Observar y acompañar el deterioro de la salud del ser querido, que produce una sensación de pérdida de control generando impotencia y rabia.
  • Enfrentamos la ambivalencia por la esperanza de que el ser querido continúe viviendo y al mismo tiempo deseamos que deje de sufrir, lo que genera culpa.
  • Aparecen pensamientos relacionados con “la vida después de la muerte del ser querido”, lo que produce culpa hacer planes desde antes de su muerte.
  • Reprimimos las propias emociones y sentimientos para no “alterar” al ser querido enfermo o a otros familiares, causando que nos sintamos muy solos en el proceso.

Como todo proceso de duelo, no existe una única forma de afrontarlo, pues depende de las dinámicas familiares, la historia y los vínculos afectivos de cada miembro de la familia con la persona que se encuentra en el final de su vida, por lo tanto es un proceso subjetivo. Sin embargo, existen algunas recomendaciones que pueden facilitar la experiencia de acompañar en la enfermedad y la muerte de un ser querido para posteriormente enfrentar la reorganización de la vida:

  • Comunicación activa con los profesionales de la salud: un proceso de enfermedad produce una sensación de pérdida de control sobre la propia experiencia y sobre la posibilidad de mejorar las condiciones de salud del ser querido. En este sentido, tanto la persona enferma como sus familiares tienen derecho a recibir información clara y precisa sobre el diagnóstico, estado, alternativas terapéuticas, etc., así como a decidir “hasta dónde quieren saber”. Pregunte todo lo que necesite, las veces que lo necesite.
  • Adelantar los preparativos para el momento después de la muerte: hablar con el ser querido sobre sus deseos frente a su muerte ¿Qué tipo de ritos quiere? ¿Quién desea que le acompañe? ¿Qué quiere hacer con sus pertenencias? Esto permite sentir cierto grado de control sobre la situación y al mismo le da lugar a la dimensión espiritual del ser querido y la familia, además de que le permitirá cumplir con la voluntad de su ser amado.
  • Despedirse y cerrar asuntos pendientes: recordar juntos los momentos vividos, dar las gracias, perdonar y ser perdonado, despedirse, etc., son acciones que aunque difíciles, facilitan la vivencia de ese final de la vida y el duelo posterior. De a su ser querido las caricias y abrazos que sean necesarios y hablen todo lo que necesiten.
  • Permítanse sentir juntos: Obligarse a “ser fuertes” solo lleva a reprimir las emociones, lloren juntos, manifiesten sus miedos y hablen de cuanto van a extrañar a ese ser querido.
  • Realicen rituales de despedida juntos: los ritos permiten homenajear, cerrar ciclos y resignificar la experiencia de vida y muerte, normalmente se hacen cuando la persona ya ha fallecido pero si estamos acompañando el final de la vida, podemos hacerlo con nuestro ser querido. Te invitamos a leer el artículo Rituales de despedida alternativos para algunas ideas.

No olvide el autocuidado:

  • Los cambios en el estado de ánimo son normales, estar triste en este momento es esperable. Busque alguien con quien hablar y llorar, expresarse es importante.
  • Manifieste sus necesidades y pida ayuda. No es necesario resolver todo por sí solo, hay ciertas cosas en las que otras personas pueden apoyarle.
  • Cuida tu sueño y la alimentación para mantenerte saludable y con la energía que necesitas. Intenta hacer actividad física y distraerte de vez en cuando.
  • Pide ayuda. Tienes derecho a sentirte desbordado y agobiado por todo lo que está sucediendo, pedir ayuda es señal de salud mental.
  • Despídete de tu ser querido, dile cuanto lo quieres y los recuerdos que tienes con él o ella, cuantas veces quieras y creas necesarias. Que nada quede pendiente.
  • Evita ponerle normas al proceso. No existe un manual de instrucciones para vivir la muerte y el duelo, es un proceso subjetivo con diversas manifestaciones de dolor.

La enfermedad y la muerte son de los procesos más humanos y sensibles de la vida, afrontarlos no es fácil, están llenos de significados y creencias culturales que puede hacerlo más fácil o más difícil, pero al final, en el amor esta la clave, permitirse estar, ayudar y sentir con ese ser amado que próximamente no estará, hará todo más llevadero.

“No somos víctimas del envejecimiento, enfermedad y muerte. Estos son parte de los paisajes, no vidente, que es inmune a cualquier tipo de cambio. Este vidente es el espíritu, la expresión del ser eterno.”

Deepak Chopra

13 de abril 2021
Redactado por Ana Carolina Calvo y César Sierra Gallego

Bibliografía

Astudillo, W., Mendinueta, A., & Orbegozo, A. (2007). Los cuidados paliativos y el duelo. En W. Astudillo, M. Pérez, A. Ispizua, & A. Orbegozo (Eds.), Acompañamiento en el duelo y medicina paliativa (1a., pp. 15-30). https://paliativossinfronteras.org/wp-content/uploads/libroDuelo.pdf

Astudillo, W., Pérez, M., Ispizua, A., & Orbegozo, A. (Eds.). (2007). Acompañamiento en el duelo y medicina paliativa (1a.). https://paliativossinfronteras.org/wp-content/uploads/libroDuelo.pdf

Espina, M. (2007). Acompañar a la familia en su proceso de duelo. En W. Astudillo, M. Pérez, A. Ispizua, & A. Orbegozo (Eds.), Acompañamiento en el duelo y medicina paliativa (1a., pp. 75-88). https://paliativossinfronteras.org/wp-content/uploads/libroDuelo.pdf

El duelo anticipado. (2014). Manejo del Duelo website: https://manejodelduelo.com/duelo-anticipado/

Martínez, A., Turniell, D., Gutiérrez, S., & Solís, F. (2018). Experiencias de duelo anticipado en familiares de pacientes con enfermedad oncológica en etapa terminal. Revista Científica de FAREM-Estelí, (26), 77-83. https://doi.org/10.5377/farem.v0i26.6444

Pascual, A., & Santamaría, J. (2009). Proceso de duelo en familiares y cuidadores. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 44(S2), 48-54. https://doi.org/10.1016/j.regg.2009.05.012

Yoffe, L. (2013). Nuevas concepciones sobre los duelos por pérdida de seres queridos New conceptions about mourning for loss of the loved ones. Av. psicol, 21(2), 129-153.