El parto respetado y el cuidado del duelo perinatal

En la semana del parto respetado 2021, les compartimos las palabras de María Alejandra, que recientemente ha vivido la experiencia de un duelo perinatal y puede explicarnos con mucha claridad la importancia de un parto respetado, incluso en los casos donde se sufre la pérdida de un bebé amado, para poder elaborar un duelo sano.

Un parto respetado, es a su vez un nacimiento digno, que va a permitirnos como mamás sentirnos más humanas, consientes y cómodas con la labor que estamos llevando a cabo.

Para nosotras, mamás de niños y niñas que fallecen antes del parto o en el momento del mismo, este pasa a ser el momento más significativo en nuestro rol como mamás, pues se marca un antes y un después en nuestra historia, nuestra vida y por supuesto en la de nuestro bebé.

Tener el acceso a un parto respetado y digno, nos permitirá asumir la dolorosa muerte de nuestro hijo o hija de una mejor forma, nos evita ciertos niveles de traumas tormentos extras que ni necesitamos, ni queremos.

Cuando vivimos esta experiencia y además se nos vulnera nuestro derecho a un trato digno y respetuoso, en diferentes ocasiones podemos sentir como nos restan valor, nos quitan importancia y es como si nos dieran a entender que no valemos lo suficiente por no traer a nuestros bebés con vida; y a nuestros hijos se les trata como si no fueran nada y casi como si nunca hubieran existido.

Cuando perdemos nuestros hijos de esta manera, desearíamos poder contar con tratos humanos y compasivos, que la forma en la que nos informan de la muerte de nuestros bebés sea clara pero humana, teniendo en cuenta el dolor y shock que esto genera; que se nos trate a nosotras y nuestros hijos con el mismo cuidado que a quienes lograron de la mejor manera completar su parto, dándonos el espacio necesario, para poder llorar, para poder sentir dolor, y poder tener nuestro momento de intimidad con nuestros bebés, sin exponernos a presenciar situaciones incomodas y dolorosas, como el compartir espacios con otras madres en parto y sus hijos vivos; deseamos el acompañamiento a nuestros familias sea adecuado, es necesario que se comprenda el estado de shock en el que se encuentra una mamá que ha tenido que afrontar esta situación, no somos nosotras las indicadas para dar explicaciones y noticias que ni siquiera nosotras hemos podido asimilar; necesitamos se nos explique que pasara con nosotras, con nuestro cuerpo, y como debemos afrontarlo; no queremos comparaciones por nuestra edad, cuerpo, o por como sucedieron las cosas; no queremos que se nos obligue a actuar de una manera específica; y sobre todo, queremos que se nos permita elegir sobre nuestros hijos, que aunque muertos, son nuestros; se nos permita vestirlos, se nos permita verlos, se nos permita alzarlos, se nos permita besarlos y por último, se nos permita darles una despedida digna, tal como nosotras y nuestras familias deseemos, respetando siempre nuestra voluntad.

María Alejandra Aguirre, mamá de Samuel Alejandro
19 de mayo 2021

Recomendaciones para cuidar el inicio del duelo perinatal en los momentos previos, durante y después del parto:

Cuando se vive un duelo perinatal, tener un parto respetado, en el que se cuiden y protejan los derechos humanos, sexuales y reproductivos de las mujeres hará que la vivencia del duelo sea un poco más tranquila, con menos factores dolorosos para enfrentar y facilitará la resignificación de ese sufrimiento, cuidando así la salud mental de las mujeres, los hombres y las familias en general.

  1. Al dar la noticia: Las malas noticias pueden ser difíciles de dar, se debe utilizar un tono tranquilo, empático y compasivo, palabras sencillas y sin eufemismos, siendo consciente que la persona que recibe la noticia puede no comprenderla en un primer momento.
  2. Acompañar a la familia: Facilita que la mamá tenga la compañía de su familia y explícale la situación a todos cuantas veces sea necesario. Permíteles un tiempo para comprender lo que sucede y que puedan darse apoyo entre ellos.
  3. Facilitar espacios de intimidad: la pérdida perinatal implica una contradicción, pues la vida y la muerte se unen como nunca. Permitirle a las mamás y papás un tiempo de intimidad con su bebé fallecido les facilita asimilar la muerte, despedirse y prepararse para llegar a casa con los brazos vacíos. Evita situaciones incómodas, como que compartan espacios con otras mamás con sus bebés vivos o hacer comparaciones y comentarios sobre las mujeres, el cuerpo, la edad, la maternidad, entre otros.
  4. Permitir la expresión emocional: es importante permitirle a las mamás llorar, expresar el dolor, la rabia y la tristeza en estos momentos.
  5. Hablar con la mamá sobre lo que va a ocurrir con su cuerpo: Mamá en duelo va a vivir los mismos cambios en su cuerpo del postparto. Es importante explicarle que va a pasar, como se va a sentir y como puede afrontar cada paso.
  6. Proporcionar información sobre opciones de apoyo en duelo: tener a la mano fundaciones, especialistas, centros de atención, cualquier recurso que pueda convertirse en una red de apoyo para las mamás y los papás en duelo va a permitir darle opciones para pedir ayuda si la necesitan durante su proceso.

La semana del parto respetado busca reconocer a la mujer como protagonista de su proceso de embarazo, parto y posparto, hacer un llamado al respeto de sus derechos y a la humanización de la medicina para cuidar y acompañar a las mujeres que deciden ser mamás.

En Duelo Contigo nos unimos a ese llamado pensando en las mamás y papás que pierden a sus bebés y que también merecen y tienen derecho a un trato digno, respetuoso y compasivo, que les permita vivir el dolor de su pérdida y que, aunque diferente, al igual que todos los demás, tienen un camino largo y difícil de sanación y crecimiento.

Ana Carolina Calvo Orrego, psicóloga de Duelo Contigo
19 de mayo 2021